Grosella, el dulce sabor de nuestra infancia

No hay paletería mexicana que no tenga el sabor más popular, ese que nos pinta la boca de rojo y nos deja con las ganas de otra vez ser niños; por supuesto, son las clásicas paletas de grosella.

La aparición de este sabor en nuestro país se debe a Deiman, una empresa creada hace 80 años pero que sigue presente en muchos pasteles, helados y variados postres que llenan las vitrinas de restaurantes o el refrigerador de tu casa.

“Mi abuelo y su hermano menor estudiaron Ingeniería química, su hermano Manuel fue a Holanda a capacitarse en la creación de sabores, porque en esa época era una novedad poder crear sabores a nivel laboratorio, en ese viaje conoció varios sabores y frutas como la grosella”.

Así lo explicó el Lic. José Medina Flores, actual director de Deiman, compañía que cuenta con una amplia variedad de colorantes y saborizantes.

Pero el sabor grosella, particularmente, “resultó en un producto novedoso, lo empezaron a usar los paleteros, como ‘fantasía’ pero hoy en día se sigue vendiendo pues tiene mucha aceptación”.

Lo que hace al sabor grosella tan popular es su versatilidad, pues no sólo sirve para crear paletas y helados, también “se puede utilizar en muchas recetas gracias al color, sabor y aroma que aporta”.

Más de cuatro mil opciones como vainilla, chocolate, mango, limón y coco; además de otras poco conocidas como chile morita, hacen que Deiman siga posicionándose como la marca favorita para darle a las recetas esos sabores que las vuelven únicas.

csz

About Citlalli Sánchez 122 Articles
De la vista -y las letras- nace el antojo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*