Chef Betty Vázquez: el romance de compartir su alma en la cocina

“Soy una romántica empedernida y me gusta contar historias como ahora lo hago”.

 

“Pareciera que hablar de la cocina es hablar del plato, y no, hablar de la cocina es hablar de dónde viene, qué quieres transmitir; ¿quieres compartir sabores artificiales?, utiliza alimentos de conserva, enlatados y empaquetados, pero si quieres sabores naturales, aromas del campo, entonces comprométete y exige”.

Así es la chef Betty Vázquez, quien se ha rodeado de mar y campo para comunicar a través de la cocina su pasión por el arte de convertir ingredientes en platillos de agasajo que se aderezan con la gran trayectoria de esta amigable mujer.

La chef ha realizado una gran labor con los habitantes de San Blas, allá en la Riviera Nayarit, donde les enseña a hacer productiva su cosecha y respetar la flora y fauna; ella exige calidad sobre cantidad y sobre todo, sustraer flora y fauna siempre con el debido respeto y responsabilidad para no carecer en un futuro de ello.

“Luego me dicen -si voy a pescar, ¿me cocinas lo que traiga?- yo les digo que sí, siempre y cuando sea únicamente lo que se va a comer, pescar por diversión está bien siempre y cuando los dejen libres nuevamente”.

¿Cuál es el objetivo de esto? Que los habitantes de San Blas (y del estado), dejen de migrar a otra entidad o país en busca de mejores oportunidades, que vean en su hogar una manera productiva de salir adelante.

Ella es el ejemplo mismo de que esto es posible, sus padres adquirieron el hotel “Garza Canela” hace 44 años, siete años después se incorporó Betty a la cocina de “El Delfín”, restaurante propiedad del hotel.

“Hace 37 años me cambié al mar y desde entonces el mar me da el producto, tengo la fortuna de tener un jardín muy grande donde tengo 37 árboles frutales de donde adquiero fruta fresca todos los días, los cultivos de San Blas también me proveen de insumos”, compartió orgullosa la chef.

Parte de su labor también consiste en concientizar al visitante, pues “la ventaja de vivir en un pueblo chico es que hay mucho tiempo y eso me da la oportunidad de platicar con mis clientes, de mostrarles la calidad de nuestros productos, de dónde vienen y la importancia de ser responsables con nuestro medio ambiente”.

Porque “la comida es comunicación, es compartir; ¿cómo puedo transmitirte algo?, a través de mi plato, recordarás esos sabores, esa charla, el paisaje. Una vez que el plato se acaba todo quedará en tu mente, corazón y estómago que es justo el sitio donde llegan las emociones”.

Pero, ¿a quién le debe Betty Vázquez todas sus enseñanzas? Su abuela fue su gran ejemplo, aparentemente todo era juego, pero entre juegos la chef aprendió tantas cosas que le sirvieron en su vida profesional y sobre todo personal.

“Recuerdo perfectamente lo primero que cociné con ella, fue una mermelada de guayaba, ella nos trepó a un árbol y nos puso unas canastas abajo y nos dijo –que caigan dentro de la canasta sino ya no sirven-, pero nos quedaba muy lejos, me daba miedo caer, ella decía –tendrás muchas caídas en la vida- (cuánta razón tenía). Hacíamos pastel de nata en las tardes, buñuelos en Navidad. Su pipián, qué rico le quedaba, jamás he podido igualarlo. Si tienes la suerte de tener alguien así en tu vida, no te puedes soltar de ello”.

Su carrera la ha forjado con valores, pues asegura que “no es el uniforme lo que te hace cocinero, es el trabajo diario y el compromiso”. Betty tiene un compromiso con sus comensales, por eso se actualiza constantemente investigando qué hacen sus colegas en todo el mundo y qué nuevo producto puede conseguir en México.

El reto es seguir creando: “yo tengo unos 37 o 38 menús hechos a lo largo de mi carrera y ahora veo a una persona más serena, más de regreso a lo básico, a mis raíces”, finalizó la chef que en la mirada refleja la pasión por la cocina y sus bondades.

csz

About Edna Benado 461 Articles
Cuando se trata de comer me gusta más en compañía, cuando se trata de leer es mejor a solas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*